IoV Security Trust

IoV Security Trust

TEMA: Internet of Value (IoV)
PALABRAS: Londres, fogones, ordenador, búcaro, apolíneo, invernadero, concierto
EPOCA: Año 2030

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Este es un tema y unas palabras que dan para mucho. Es por ello que la chistoria de hoy no es cerrada, esperando poder cerrarla en una posterior. Como no será cerrada en esta entrada, hemos añadido una dificultad: las palabras deben de aparecer en el orden en las que fueron enviadas.

2030, Londres, entre fogones encontramos a uno de los mejores expertos en ciberseguridad. Un tipo humilde cuya timidez le llevó a encerrarse desde pequeño y cambiar las salidas al bar a encuentros virtuales desde su ordenador.

La pandemia de 2020 transformó su inseguridad personal o timidez en una agorafobia que no le permitía salir más allá de los bordes de sus dominios. Una persona normal no vería con malos ojos su propiedad. Su introspección y sus manías le habían hecho encerrarse en un aprendizaje de las reglas que manejan la red, un apéndice más de su cuerpo.

Desde muy joven aprendió todo lo que se tenía que saber para navegar en la red. En la pública y en la oscura. Muy pronto destacó y decidió oficialmente dedicarse a la seguridad cibernética. Con la aparición del internet de los Valores, se posicionó como el mayor experto. Fue el primero en llegar y la distancia contra los demás nunca menguó.
El ser numero uno tenía algo bueno. Los contratos le llovían. Pero también algo malo. Las amenazas aumentaron y los ataques a sus sistemas crecieron exponencialmente. Creó una empresa, ahora compuesta de más de 300 expertos mundiales que mantenían secretamente más de 200 estructuras en Blockchain. Aprovechando esas estructuras protegía sus servicios. Una parte de esas estructuras eran reservadas para sus propios fines.

Sobrio, su timidez animaba su simplicidad y evitaba la arrogancia típica de un joven millonario. En su casa no había coches de altísima gama u objetos extravagantes. Amante de la cultura del siglo XVII, se dice que las esculturas que decoran su entrada son hermanas de Epitemeteo y Pandora o que los bucaros dispuestos en la mesa son, más que su medicina, su pecadillo para aproximarse más a ese siglo que tanto adoraba. Una manera de evadirse de sus problemas cotidianos. Aunque para cuando habla de bucaros, y como el dinero no es lo que le falta, rodeó su medicina como si de un bodegón se tratara, de una copia fiel de los bucaros aparecidos en el cuadro de Las Meninas. Cuadro del que poseía una réplica en uno de sus despachos.

A pesar de tener un cuerpo apolíneo gracias a, entre otras cosas, a las horas invertidas en gimnasio y entrenadores personales, y una riqueza incalculable, no buscaba pareja. No salía en las revistas porque como buen “ciber-segurata”, como le gustaba llamarse, escondía todos sus beneficios por debajo de las 50 mayores fortunas. Así tenía un cierto anonimato. Le gustaba ser lo más autosuficiente, por lo que tenía un enorme huerto donde cultivaba sus frutas y legumbres. Invernadero incluido. Esto le permitía, dentro de la paranoia que se había construido a lo largo de los años, de limitar aun más si cabe las salidas de su hogar.

Pero volvamos al inicio de esta narración, estamos en Londres, 2030 y tenemos al mayor especialista en ciberseguridad del Internet de los Valores entre fogones. ¿Por qué? Porque era la única manera que encontró para relajarse antes de salir de casa.

Por primera vez ese año iba a salir. Y no por cualquier causa. Iba a apoyar la oficialmente la búsqueda científica de manera amplia en temas como las vacunas y los medicamentos para frenar las pandemias que, por desgracia, eran cada vez más frecuentes. Tenía que presentarse para oficializar la creación de la mayor interconexión del Internet de los Valores no monetaria. Todos los datos científicos serían almacenados y compartidos gracias a esta tecnología, creada graciosamente por su empresa la “IoV Security Trust”.

Y todo ello asistiendo al concierto, por desgracias multitudinario, que se había organizado.

Llamaron a la puerta. Sus 4 guardaespaldas acababan de llegar. Su asistenta retomó las sartenes y él se dirigió a la puerta.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

IoV >> Info
El internet del valor que nos trae Blockchain se define a través de los tokens o activos digitales que representan derechos sobre bienes y/o servicios que pueden ser objeto de comercio. En este nuevo internet se puede intercambiar valor a través de estos tokens, como por ejemplo a través de las criptomonedas que son un tipo de token.
Blockchain >> Explicación

Epimeteo y Pandora >> Más Información

Búcaro:
  1. Recipiente de cerámica, vidrio, metal, etc., más alto que ancho, para poner flores. “un búcaro de cristal negro; guardaba la fotografía del difunto sobre la cómoda, junto a un búcaro de rosas marchitas”
  2. Arcilla olorosa que, en el siglo XVII, solían mascar las mujeres con fines medicinales. “el búcaro se traía de Portugal”
Apolíneo:
  1. De Apolo (dios de las artes en la mitología griega) o relacionado con él.
  2. Que responde al canon de belleza masculina. “una apostura garrida y apolínea; varios modelos apolíneos pasaron la colección de pantalones”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s